Marygarlic+Fryo. Cuando la suma produce una orgía, por Carmen Pascual Guerrero.


''El arte es el único lenguaje que no está corrompido'' Robert Rauschenberg.
''He visto a las mejores mentes de mi generación corrompidas por la locura'' Howl, Allen Gingsberg.
Una crítica de Carmen Pascual Guerrero para la Galería de arte emergente Tetera y Kiwi. Calle Fábrica Vieja 9. Del 22 de Marzo al 19 de Abril de 2013.

El neodadaísmo llegó tarde, no ellos. Marygarlic+ Fryo deberían ser nombrados en los powerpoints que todos los estudiantes de Historia del Arte observan perplejos en sus clases, a veces absortos en la  incomprensión de este movimiento, a veces fascinados por la picaresca, por la realidad y la frivolidad.  
Marygarlic+Fryo son todo lo que un artista puede llegar a criticar, todo aquello que puede ser invisibilizado por la estándar. Grandes creadores de una obra copiosa, dedicados a crear en ámbitos que aún servidora no estudia como parte esencial de sus estudios y sin embargo se le presenta una obra tan perturbadora que aún no se sabe bien por dónde empezar. Con lo fácil que nos lo ponen con el pop art y el expresionismo abstracto...  
El trabajo crítico sobre la obra de Marygarlic+Fryo por separado es ya de por sí, una tarea inmensa de identificación, una búsqueda incansable de reminiscencias de todos los tipos y de todas las épocas sin perder la actualidad, la vanguardia, que actualmente se la nombra precisamente por lo poco que se deja ver. Cuando la crítica se enfrenta a un proyecto de esta envergadura no tiene otra cosa que hacer sino respirar hondo y atenerse a las consecuencias que acarrea tanta información de impacto. 
En los textos que acompañan la exposición se puede ver cual es exactamente la intención de los artistas de este proyecto de una manera muy clara y concisa que nos procura aclarar al máximo los principios, las bases sobre la que sus trabajos se asientan .
Estos textos además están redactados por los propios Marygarlic+Fryo, por lo que nos acercamos de primera mano a la opinión, a la lógica del artista sin segundas lecturas o interpretaciones que puedan cambiar el significado final.
Y es por eso que en esta obra, el texto juega un papel esencial como nexo comunicador entre los trabajos, es la base que una a dos creativos para hacer lo que mejor se les da, crear. La conexión que ambos guardan con las vanguardias artísticas del siglo XX, se sustenta en esta relación textual de cara al espectador. Marygarlic+Fryo sin querer guardan una estrecha relación con algo tan esencial en el arte como son las declaraciones de intenciones, es decir, los manifiestos.  
Una vanguardia histórica, sea la que sea, es imposible de comprender sin leer detenidamente los manifiestos, todos ellos, que las acompañan. Esta herencia ancestral ya,  hace que esta característica  sea esencial para la comprensión total de una obra que se declara a sí misma, críptica. Pero basta acercarse detenidamente a ella para comprobar que llega a ser hasta didáctica, útil, para comprender las preocupaciones y necesidades que la creación conlleva en todo su proceso. Y esto es interesante no sólo por la claridad de ideas que transmite, sino porque de entrada plantea un debate desafiante al espectador, de preguntas sin respuesta directa. El espectador en esta obra es capaz de enfrentarse a ella,y ésta no permite la opción de quedar indiferente. 
Toda la exposición se ilustra por sí sola, pero son las palabras las que aclaran los procesos y selección de imágenes para el trabajo en común, que vemos culminado al final, en cada una de las partes de esta exposición.  
Ésta se plantea como una declaración de intenciones sobre la existencia de ''el artista creador total'' Marygarlic plantea que el artista debe y puede enfrentarse a cualquier proyecto artístico que se le precie, no sólo por su propia preparación académica sino porque el artista debe caracterizarse por la versatilidad de lenguajes que tiene y debe que utilizar en toda su obra. El artista para Marygarlic+Fryo es alguien valiente, que decide abandonar voluntariamente un campo de creación afín a él para enfrentarse a la problemáticas y diatribas que se pueden encontrar en otro campo de  creación  completamente enfrentado al suyo.  
Otro aspecto esencial en la obra de Marygarlic+Fryo es el deseo de no hacer lo correcto. Su obra se refiere siempre a una aspecto feísta del arte, del que podemos extraer no la belleza ni el canon, pero sí el impacto y la experiencia visual. Las ilustraciones que Fryo trabaja para los diseños de moda de Marygarlic se transforman en realidades erráticas, complejas, que se resaltan por sí solas y no necesariamente dependen del cuerpo humano para mostrarse. Esta definición de moda sin ser moda, es un pensamiento que Marygarlic lleva hasta la última consecuencia en todos sus diseños, y que son fascinantes por sí solos por el hecho de no necesitar nada más que ellos mismos para lucir. Es por ello que ella crea mediante el assamblage, una técnica en la que la experiencia vital con los materiales es un motivo más para crear.  La materialización de los diseños de Fryo quedan además expuestos a un objetivo fotográfico en el que la fotografía se caracteriza por el gran número de imperfecciones estéticas y técnicas que se observan.  La creación se muestra desde el error absoluto ante el espectador: No se encuentra el color donde debe estar ni la necesidad de situar un espacio/tiempo en estos trabajos.  
El aspecto informático hace aparición para completar el significado de estos trabajos. Las fotografías emulan un efecto corrupto, donde las modelos son varias, los colores son irreales y el movimiento de las telas queda patente por la poca nitidez  que Marygarlic, con sus movimientos, da a las fotografías. 
No sólo aparece como efecto técnico sino que también forma parte del imaginario que ambos tienen. Se nos muestra por tanto, la nueva iconografía de una nueva generación, que se aleja por completo los apropiacionismos y de las relecturas de iconografías caducas y clásicas. La presencia de ordenadores, webcams, el sexo de una manera absolutamente nada tradicional, llena de orgías, necrofilia... todo ello naciendo de la mente de Marygarlic y materializado por Fryo no es más que una nueva manera de comprender la realidad artística de lo que nos viene. Una creación iconográfica que ofende y rompe con la idea de que una mente privilegiada como la de un artista no podría crear algo así,  venderse a su propio arte y a su propio impulso. Y no podemos sino referirnos en este aspecto a la influencia que alguien tan joven como María Cañas está haciendo por la ruptura en esto campos. La fractura es esencial para el nuevo arte, que debe situarse al margen de la institución, o al menos provocarla de manera continua hasta que a ésta  no le quede más remedio que el reconocimiento  a costa de la propia dignidad institucional.   
Es tremendamente doloroso para la innovación del ámbito artístico reconocer la institucionalización del arte y de una manera tan sencilla y doméstica. Tal vez las ideas intercambiadas que Marygarlic+Fryo proponen deberían  ser más habituales entre la creación más joven, de manera que ésta no acabe nunca donde se piensa que termina, sino que el temido ''fin del arte'' sea el principio del mismo.   Nos encontramos ante un arte subversivo y cómico, un arte pícaro y que pica a quien lo observe, donde lo establecido es nombrado, precisamente por su feliz ausencia.



Gracias Carmen.

Marygarlic
Fryo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada